Loading

¿Porque tienen que pagar la crisis las grandes mayorías?


En tiempos de Marx, se veía solamente la explotación económica del capital al trabajador. Actualmente, la explotación se produce hacia todo el mundo, hacia el 99.9% de la población, que no forma parte de la pequeña camarilla de especuladores, estafadores y usureros, que son probablemente apenas menos de la milésima parte de la humanidad.

¿Cómo ha sido posible? Pues mediante el uso engañoso del slogan “libre mercado”, y de enredar teorías que en realidad son simples, con campañas mediáticas y desinformación. El “neoliberalismo” que actualmente se lleva a la práctica falsifica incluso lo que dijeron sus fundadores. 

Efectivamente, se considera a Milton Friedman de la llamada “Escuela de Chicago” como el principal fundador del neoliberalismo, que es una visión monetaria del liberalismo económico.

 Pues Friedman aconsejaba lo contrario de lo que ahora hacen los “neoliberales” respecto a la multiplicación del dinero sin respaldo productivo. Después de todo, y a pesar de su fe casi religiosa sobre el libre mercado, Friedman estaba obligado a aparentar coherencia, porque en el mundo académico tampoco se aceptan disparates evidentes. 

Friedman sostenía que el “encaje bancario”o reserva tenía que ser del 100 %, o sea que los depositantes estén totalmente respaldados, de manera que si los bancos desean otorgar créditos, lo hagan corriendo riesgo con sus propios capitales, mas no con el de sus depositantes. Los bancos asumirían el riesgo como en cualquier empresa. No harían negocio con dinero ajeno, de los depositantes. 

Y lo más importante: tampoco podrían crear dinero de la nada al conceder créditos en chequera únicamente con el respaldo de un pagaré. Concederían créditos utilizando sus capitales en caja. No prestarían lo que no tienen. 

¿Por qué entonces sus seguidores, los neoliberales prácticos, como los del FMI que incluso dicen ser “ortodoxos” hacen todo lo contrario al bajar el encaje bancario hasta límites peligrosos menores al 50%, o absurdos cercanos al 1% de los depósitos ?, con lo cual multiplican el dinero hasta 100 veces?

Sencillamente porque el neoliberalismo actual es solo un pretexto ideológico de los especuladores para ganar dinero aunque sea mediante la estafa, porque conceder un préstamo en chequera creando dinero de la nada y luego multiplicar las deudas es una estafa multiplicada, aún antes de la quiebra fraudulenta o del rescate que, para colmo, luego se hace pagar a todo el mundo, incluso a los empresarios honestos que han caído en la trampa de la retórica neoliberal. 

 Tan falsos son estos neoliberales prácticos que todas sus “recetas” están orientadas a fortalecer a los monopolios y grandes transnacionales, olvidándose que su fundador Milton Friedman se obsesionaba con el libre mercado, pero coherentemente no admitía la existencia de ningún monopolio ni oligopolio. 

Los bancos son ídolos con pies de barro, porque su capital es mínimo respecto a sus obligaciones. El negocio consiste en prestar el dinero ajeno -el de sus depositantes- y hacer otros negocios en su provecho. Funciona siempre que los depositantes retiren solamente un poco del total de dinero que han depositado. 

Pero basta que algunos deudores comiencen a no pagar al banco y se provoca un rumor de quiebra. Los depositantes se apresuran a retirar su dinero pero el banco no puede devolver el dinero creado de la nada, porque sólo son anotaciones contables. Y, ya no son más los que depositan que los que retiran. Entonces se revela que la crisis es sistémica, porque el crecimiento fraudulento del sistema lleva en sí mismo el germen de su propia destrucción. 

Las variaciones en la cantidad de dinero artificiosamente multiplicado, producen cambios en los precios relativos de los activos financieros (papeles que son deudas para otros), incentivando la especulación que empeora aún más la crisis. ¡Y vaya cómo lo empeora: aumenta la euforia especulativa de ganancias fáciles, hasta que los beneficios no pueden pagarse. Y se derrumba la pirámide. 

Como en las famosas estafas. Entonces, por el miedo a que se transmita el pánico y una quiebra generalizada, un Banco Central controlado por los especuladores, emite dinero sin respaldo productivo y “salva” al banco en cuestión con un préstamo. Bueno, más correcto es decir que solo pospone el problema con más deuda y por eso las recetas FMI no dan resultado. De Ripley: quieren salvar una crisis de multiplicadas deudas con más endeudamiento.

Pero no es tan absurdo, porque en todo caso, el banco en cuestión queda debiendo al Banco Central; pero si la quiebra se produce, ¿a quién cobra el Banco Central? Para colmo al mismo perjudicado: a los depositantes, al pueblo, a los pequeños empresarios y a todo el 99.9 % de la población que nada han tenido que ver en esta descomunal estafa; porque la deuda del banco estafador se endosa al garante Estado; Estado que contablemente aparece con mayor déficit, y tendrá que regularse mediante más impuestos, mayor “austeridad” o disminución de los programas sociales de bienestar, alza de tarifas o privatizaciones, o sea venta de sus pertenencias. 

En definitiva socialización de las pérdidas bancarias pero privatización de sus ganancias cuando estafaron. ¿A dónde se fue el liberalismo de competencia donde el que pierde se atiene a las consecuencias? Engaño. Mentira. Cuento.

El neoliberalismo que se practica es solo un pretexto para tapar grandes negociados y hasta estafas del mundo del dinero. La defensa del libre emprendimiento solo es argucia. De otra manera ¿Cómo se explica que el neoliberalismo práctico actual coexista feliz con los grandes monopolios que atentan contra el libre mercado? ¿Acaso han sido el pueblo o el Estado los causantes de multiplicar el dinero mediante chequeras y simples anotaciones contables? ¿O de sus quiebras fraudulentas y programadas? 

Luego la enorme propaganda made in FMI, repite: Grecia está quebrada. España está quebrada, Portugal está quebrado, por falta de “austeridad” o por el ”déficit fiscal”, “se necesitan medidas de “ajuste”, tapándose ellos y tapando a los estafadores. Imposible mayor mayor cara dura. Es que, tras el engaño lo que se persigue realmente es debilitar al Estado. 

 En el fondo, el asunto es más poder para los usureros y especuladores, que ya ejercen cierta disimulada dictadura mundial, pero quieren más. Por eso buscan también abiertamente la guerra, además de la guerra económica para empobrecer y someter a los pueblos.

Cómo puede permanecer tanta falsedad? Parte de la respuesta la encontrarán averiguando acerca de los dueños y sus vinculaciones de los grandes medios de comunicación New York Times, Washington Post, Miami Herald, revista Time,etc., más los más grandes periódicos europeos.

Como son sectas, mafias, adoradores del becerro de oro, nunca debemos olvidar que el dogmatismo convierte al Hombre en bestia y el fanatismo en bestia feroz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene activada la moderación de comentarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.