Loading

Grecia troceada


Lo de Grecia comienza a ser inhumano. 

No deja de ser anécdotico que el estado pida a sus ciudadanos que impriman en sus casas los formularios para la declaración de la renta, porque el estado ya no tiene tinta, sin embargo, el día a día del pueblo griego se asemeja más a una posguerra, donde todo es hambre y necesidad.

Si los funcionarios llevan meses sin cobrar un céntimo, que si bien son los primeros en sufrir los recortes en cualquier país, también son los últimos en dejar de ingresar su salario, ¿Como lo pasarán aquellos que trabajan, o trabajaban, en empresas privadas?

En Grecia ya no hay dinero, hasta el punto que para evitar un "corralito" muchos están sacando sus ahorros de los bancos.

No hay medicinas, ni tan siquiera las básicas. Como en toda desgracia hay buitres. Estas medicinas están en manos de aquellas personas que mediante el contrabando quieren comerciar con las urgencias de los más necesitados. 

¿Hay algo más dantesco que tener que negociar con un desalmado el precio de una aspirina para un hijo?

A los griegos a duras penas les pertenece el aire que respiran. Les roban su pasado, dejando como garantía del cumplimiento de la deuda sus propios monumentos. Es probable que dentro de poco ni tan siquiera les pertenezca la propia deuda, que la UE quiere administrar ajena al gobierno griego.

La democracia más antigua del mundo sucumbe ante la tiranía del euro y la incompetencia de sus gobernantes, que no supieron manejar con responsabilidad la economía de una nación tan pequeña.

Yo no soy griego, pero estoy seguro que entre tantas penurias, lo que más indigna al ciudadano heleno, es que aquellos incompetentes que han provocado la situación, jamás pagarán por ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene activada la moderación de comentarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.