Loading

¡Cuidado con la agresiva campaña de pagarés iniciada por la Banca!



La mayor parte de los bancos que operan en España han iniciado una ‘guerra’ por captar el ahorro familiar mediante pagarés, un producto cuyo pago depende íntegramente de la entidad que los emita y que no está respaldado por ningún fondo de garantía.

La Banca sigue queriendo atrapar el ahorro de los pequeños consumidores. El último ejemplo de ello es la avalancha de pagarés que siguen sacando decenas de entidades financieras. 

Un producto con el que quieren seguir captando el ahorro de los consumidores y con el que están sustituyendo a los, a priori, seguros depósitos por los que, dependiendo de su rentabilidad, deben realizar aportaciones extraordinarias al Fondo de Garantía de Depósitos.

En abril de 2011 el Consejo de Ministros promulgó un Real Decreto Ley que venía a ‘penalizar’ los ‘superdepósitos’ ofertados por la Banca. Esta nueva legislación consiste en que las entidades que paguen por el ahorro una TAE por encima de Euribor a 1, 6 ó 12 meses más 1 ó 1’50% –dependiendo del plazo-, deberán aportar un 0’3% del capital captado al Fondo de Garantía de Depósitos, que garantiza los primeros 100.000 euros colocados en depósitos o cuentas en caso de quiebra de una entidad. En el caso de las cajas de ahorros la penalización asciende al 0’5% de lo captado.

Ahora florecen los pagarés. La inversión mínima de estos productos se ha rebajado considerablemente y ya son accesibles para la mayoría de los consumidores: 1.000 euros suele ser lo más habitual, aunque algunas entidades, como Bankinter, también venden pagarés por únicamente 100 euros. 

Bankia, Cajamar, CatalunyaCaixa, Banco Sabadell, Banco Santander, Banesto, BBVA, Banco Popular, Bankinter, Banco Pastor, Ibercaja,… casi toda la Banca ha sacado emisiones de pagarés.

Un producto complejo y arriesgado

El consumidor debe tener en cuenta que el pago de los pagarés depende íntegramente de la entidad que los emita y que no está respaldado por ningún fondo de garantía, algo que sí ocurre con los depósitos, respaldados con hasta 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos. 

Esto significa que si su banco quiebra, no habrá nadie que le devuelva su inversión, sino que el consumidor pasará a la lista de acreedores y deberá esperar su turno para cobrar, por detrás de todos los demás.

Es más, este tipo de productos no son sólo peligrosos de cara a la quiebra de una entidad financiera. ¿Qué ocurrirá con ellos en el ‘baile’ de fusiones y absorciones que se avecina? 

Es preciso recordar, por ejemplo, que Banco Sabadell no quiso hacerse cargo de las cuotas participativas de la CAM cuando adquirió la entidad alicantina... ¿qué legislación garantiza que los pagarés estarán cubiertos por las nuevas entidades que saldrán de dichas fusiones? Absolutamente ninguna.

En este sentido es muy importante conocer la situación financiera de su entidad, su solvencia (disponibilidad de efectivo) y su vinculación con el ladrillo, ya que ésta podría lastrarle considerablemente. No adquiera productos en cualquier entidad cuya situación financiera le ofrezca la más mínima duda.

Cómo se venden y qué gastos conllevan

Son un activo de renta fija y, por tanto, se negocian en el mercado secundario –AIAF-, que suele ser muy poco líquido ya que ofrece pocas garantías de venta antes del vencimiento. Y, aunque ésta fuera posible, nada garantiza que el precio de venta sea igual o superior al de la adquisición de los pagarés, por lo que el usuario puede perder dinero con la operación. 

El riesgo es importante. Además es preciso recordar que, desde que se da la orden de venta a la entidad financiera, pueden pasar semanas hasta que se ejecute. Existen, por lo tanto, dificultades para que el banco busque una salida. Sin embargo, con los depósitos las entidades están obligadas a reembolsar el dinero cuando el cliente lo solicita, y las comisiones generadas nunca superarán los intereses.

El tipo de interés nominal será concertado por emisor y tomador, estableciéndose de modo individual. La entidad financiera tratará, siempre, de ofrecer la menor rentabilidad posible.

También hay que tener muy presentes las comisiones vinculadas a los pagarés. Aunque normalmente este tipo de productos en sí mismos no conllevan comisiones, sí suelen requerir la apertura de una cuenta corriente y una cuenta de valores y éstas pueden acarrearnos unos intereses importantes, sobre todo en caso de venta anticipada. 

Además es preciso señalar que las entidades financieras suelen aplicar comisiones de entre el 0’4 y el 1% por cancelación anticipada; comisiones aplicadas sobre los días que resten para el vencimiento del pagaré.

Por si esto fuera poco, el tipo de interés nominal será concertado por emisor y tomador, estableciéndose de modo individual. La entidad financiera tratará, siempre, de ofrecer la menor rentabilidad posible, por lo que el cliente, además, deberá ‘negociar’ este aspecto tan fundamental en un producto financiero. 

Además es preciso indicar que la rentabilidad viene determinada por la diferencia entre el precio de suscripción o adquisición y el de amortización o enajenación.

LAS PRINCIPALES OFERTAS DE PAGARÉS


Fuente: Folletos oficiales de cada uno de los productos

RENTABILIDADES DE LAS PRINCIPALES EMISIONES


Aspectos a tener en cuenta

Si usted, como consumidor, recibe una oferta para adquirir pagarés y decide estudiarla, examine primero lo siguiente: 

– Si están emitidos por un banco solvente.
– Si el plazo e inversión mínima están de acuerdo a sus intereses particulares. Lo adecuado al invertir en pagarés es poder mantenerlos hasta vencimiento. Tenga en cuenta que, si desea recuperar su dinero, no podrá hacerlo hasta la fecha de vencimiento del producto.
– Si no tiene comisiones o si estas son las menores posibles. Hay que conocer las comisiones de las operaciones y las de las cuentas de efectivo y de valores.
– Si no retiene el dinero más tiempo del previsto. Es necesario conocer la fecha concreta de recompra para saber el día exacto en que se podrá volver a disponer del dinero.
– Si la rentabilidad que ofrece es superior a la de otros productos de inversión comercializados en el mercado actual. Aunque algunos pagarés están por encima del 4% existen depósitos que ofrecen rentabilidades muy parecidas en condiciones mucho más ventajosas y seguras para el consumidor.

!!! COMPARTE ESTA INFORMACIÓN !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene activada la moderación de comentarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.