Loading

¿"Capitulación incondicional" o "protectorado de la eurozona"?


Hoy ha sido Grecia, pero en breve será España también.

En términos bélicos se podría denominar "capitulación incondicional", en lenguaje técnico-económico, Grecia cedió esta madrugada en el Eurogrupo enormes cuotas de soberanía a Bruselas, Washington y Frankfurt a cambio de evitar un supuesto "hundimiento", traducido en una suspensión de pagos de la cual los sucesivos gobiernos marioneta y el actual gobierno bancócrata tratan de alejarse en el tiempo, sin aceptar que el pueblo heleno tiene derecho a ejercer el control de la soberanía nacional e incluso decidir si quieren seguir a los dictados de la eurozona.

En definitiva, en pro de sostener el euro a toda costa -herramienta indispensable para forzar la excusa de los dogmas neoliberales-, lo único que los políticos hacen es "procrastinar" el problema, sin tener en cuenta que cada día que pasa, crece exponencialmente el número de familias que no tienen acceso a los recursos más básicos, habiendo llevado a gran parte de la población a las cartillas de racionamiento.

Tantas son las concesiones que ha tenido que hacer el gobierno bancócrata del "trilateralista" Papademos, a cambio de los 130.000 millones de euros del segundo rescate que de facto dejan al país mediterráneo en situación de tutela fiscal real, supervisada por la CE, el BCE y el FMI -esa tiránica troika- que además, cuenta con otro maléfico triunvirato moviendo los hilos: Bilderberg, Goldman Sachs y la Comisión Trilateral.

El comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea (UE), Olli Rehn, resumía esta mañana en pocas frases el listado de prerrogativas de política nacional que han tenido que hacer los griegos a cambio de no ser expulsados del euro: "El acuerdo del Eurogrupo contempla condiciones rigurosas para garantizar un control eficaz del programa de ayuda (de la UE y el FMI), con una presencia permanente de las instituciones internacionales en Grecia, la creación de una cuenta bloqueada para satisfacer los pagos de la deuda (esto es, que el dinero del "rescate" no servirá para atender las necesidades del pueblo griego, sino que se empleará en pagar los intereses de la deuda, lo que conlleva un círculo vicioso: recortes, ajustes, supresión de funcionarios, privatizaciones, etc.. A cambio de recibir dinero para pagar a los inversores y la banca privada) y el compromiso firme de los dos grandes partidos griegos para cumplir con el programa".

El tono grave de la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de los 17 socios del euro vino dado este lunes por unas palabras más que premonitorias de parte del titular holandés de Finanzas, Jan Kees de Jager: "Será necesario contar con una 'troika' permanente en Atenas", advertía. 

El catálogo de exigencias de la "troika" a Grecia es tan amplio que incluso se adentra en el futuro político todavía no escrito del país: independientemente de quién cante victoria en los comicios del próximo abril, el ganador llegará al gobierno con una hipoteca en su cartera: seguir cumpliendo el doloroso guión de los recortes.

Conclusión: la soberanía nacional de Grecia ha desaparecido de iure. Ni siquiera será necesario tener un gobierno de concentración dirigido por un bancócrata, puesto que gane quien gane las próximas elecciones, cuanto se decida vendrá de la 'troika', y cada partida de la hacienda pública helena será decidida por ésta, y no por los políticos de turno ni por los ciudadanos.

¿Cómo se llamaría esta situación en el siglo pasado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene activada la moderación de comentarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.