Loading

ADICAE demandará a 8 bancos y cajas por la estafa de las PPR


ADICAE anuncia la presentación de demandas judiciales contra Banco de Sabadell, BBVA, CAM, Catalunya Caixa, La Caixa, Nova Caixa Galicia, Banco Santander y Banca Cívica y sus respectivas filiales.

Se denuncia la masiva comercialización fraudulenta de participaciones preferentes, con la que estas entidades han contribuido a crear un corralito al ahorro en España del que ya son víctimas, aproximadamente, un millón de familias que han invertido, en global, alrededor de 30.000 millones de euros.

El presidente de ADICAE, Manuel Pardos, ha anunciado en rueda de prensa la próxima presentación de ocho demandas judiciales contra otras tantas grandes entidades financieras de nuestro país por la masiva comercialización fraudulenta de participaciones preferentes.

Un producto ‘vestido’ de plazo fijo fácilmente rescatable por las entidades financieras cuando, en realidad, se trata de un producto financiero complejo, altamente ilíquido, a perpetuidad y con el que los ahorradores sólo recuperan el dinero invertido si el banco o caja de ahorros en cuestión encuentra un comprador en el mercado AIAF en el que, actualmente, este tipo de productos rondan la calificación de ‘bono basura’.

Tal y como ha señalado Manuel Pardos, estamos ante “el mayor fraude al ahorro familiar en los últimos tiempos, mayor incluso que los de AVA, Gescartera o Forum y Afinsa”. 

Es un fraude cometido por la práctica totalidad de la Banca española en el que aproximadamente un millón de familias españolas están viendo cómo alrededor de 30.000 millones de euros permanecen ‘cautivos’ en manos de la Banca. “En muchos casos ha habido comercialización irregular, ilegítima y fraudulenta”, ha indicado Pardos.

Las entidades financieras -sobre todos cajas de ahorros- han conseguido enfrascar a cerca de un millón de familias en estas inversiones de riesgo que fueron comercializadas en su origen bajo la apariencia de ‘depósitos a plazo fijo’ con rentabilidad garantizada, y además casi siempre ante un perfil de consumidor de edad avanzada que buscaba completar su jubilación con los ahorros de toda una vida.

Preferentes, deuda subordinada, cuotas participativas,... productos tóxicos en definitiva con los que bancos y cajas han constituido un auténtico ‘corralito español’ con el objetivo de recapitalizarse, siempre a costa de los consumidores que, para más inri, son los que han tenido y tendrán que salvar a muchas de estas entidades que precisan de inyección de dinero público para subsistir o simplemente acomodarse a la nueva realidad consecuencia del actual proceso de reestructuración financiera.

El Gobierno debe asumir su responsabilidad

Ya en octubre del año pasado ADICAE presentó una denuncia ante la CNMV contra 52 entidades por la comercialización indebida de participaciones preferentes. Desde que ADICAE diera la voz de alarma, la Banca se ha atrincherado.

 Muchas entidades han optado por trasladar la responsabilidad a la CNMV y el Banco de España alegando que dichos organismos han prohibido la venta de preferentes en el mercado AIAF. Sin embargo ninguno de los organismos supervisores ha establecido una prohibición de este tipo.

De hecho la CNMV ha reconocido ciertas irregularidades en la comercialización de estos productos, y el Banco de España muestra cierta preocupación por la alarma social que se está generando. “Pero no han tomado medidas eficientes para resolver el problema”, indica Manuel Pardos para quien, además, “el Gobierno se está lavando las manos. 

Ahora el ministro de Economía Luis de Guindos se descalza con una medida compleja proponiendo a las entidades que durante un año puedan mantener a las entidades en el corralito sin pagar los intereses del cupón. Es decir, si el Gobierno anterior permitió la creación de este corralito, el actual incluso lo está protegiendo”.

Las entidades financieras –especialmente La Caixa, Banco Sabadell, Banco Santander y BBVA- han ofrecido a cientos de miles de consumidores canjear sus participaciones preferentes por otros productos como acciones y bonos obligatoriamente convertibles en acciones. 

No obstante, lo han hecho sin ofrecer la información adecuada sobre cada uno de los productos, algo absolutamente imprescindible para que el usuario conozca el producto y para que la entidad cumpla con la normativa europea MiFID y examine concienzudamente el perfil del inversor al que trata de ‘colocar’ el producto. 

Una operación ante la que ADICAE ha vuelto a interponer una denuncia frente a la CNMV. En este sentido el presidente de ADICAE ha dado la voz de alarma sobre el inminente canje que planteará Bankia, instando a las autoridades a que lo “vigilen” de cerca.

Productos contratados hasta el año 3.000

Tal y como ha señalado Pablo Mayor, representante de los Servicios Jurídicos de ADICAE, el problema principal reside en cómo fueron colocados este tipo de productos. 

“La realidad es que estamos ante un producto no solicitado ni buscado por los clientes, vendido irregularmente sin atender en modo alguno a lo que los consumidores querían o les convenía, y sin suministrar la información previa imprescindible, y que genera importantes pérdidas para el usuario después de haber sido colocado como si se tratase de inversiones a plazo fijo cuando se trata de deuda perpetua, no amortizable salvo a elección de la entidad y no cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos”, ha señalado.

Mayor ha indicado, además, que muchas órdenes de compra “ni siquiera están rellenadas y algunas lo están directamente por la entidad en cuestión”. Como ‘curiosidad’, y para dejar constancia del enorme engaño perpetrado, Pablo Mayor ha indicado que “nos hemos encontrado con un contrato de participaciones preferentes de la CAM cuya fecha de vencimiento es el 16 de diciembre del año 3000” y, además, son también numerosos los productos que vencerán, teóricamente, más allá del año 2.800.

ADICAE, abierta a la negociación

A pesar de los numerosos intentos realizados por ADICAE para no llegar a la vía judicial –denuncias ante la CNMV, cartas remitidas al gobernador del Banco de España y a las propias entidades-, en los casos de Banco de Sabadell, BBVA, CAM, Catalunya Caixa, La Caixa, Nova Caixa Galicia, Banco Santander y Banca Cívica y sus respectivas filiales, ha sido materialmente imposible llegar a ningún acuerdo por lo que la documentación para presentar estas ocho demandas judiciales ya está completamente preparada. 

A este grupo de entidades demandadas se sumará Bankia, salvo un giro radical de los acontecimientos en los próximos días.

Se trata de demandas realizadas por entidad, tipo de producto –participaciones preferentes, obligaciones subordinadas o cédulas hipotecarias- y emisión como elemento diferenciador. 

Serán demandas acumuladas –irán todos los afectados por cada entidad y producto en la misma demanda-, en las que se pedirá la restitución de todos los ahorros invertidos. No obstante, tal y como ha señalado el presidente de ADICAE, “nos encantaría no tener que llegar a la vía judicial”.

Pinchen en los enlaces para encontrar más información sobre las demandas, la plataforma de afectados de ADICAE, las asambleas informativas y las actuaciones reivindicativas que nuestra asociación está desarrollando por toda España.

1 comentario:

  1. Este tipo de reclamaciones puede ayudar a cambiar las estrategias de los bancos, esto puede suponer un antes y un después.

    ResponderEliminar

Este blog tiene activada la moderación de comentarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.