Loading

La Cumbre de Durban y la catástrofe climática


Amigos de la Tierra critica severamente la ineficacia de los países industrializados para enfrentarse al cambio climático global.

Las negociaciones del clima de la ONU, culminadas el pasado 11 de diciembre, han sido un retroceso en la lucha para frenar el cambio climático. Los países industrializados han cedido a los intereses económicos, demostrando una gran falta de voluntad de acción para poner fin a uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la humanidad.

Amigos de la Tierra ha analizado los resultados alcanzados con el “no acuerdo” y extrae como conclusión que nos encontramos ante una situación de urgencia extrema. El texto salido de Durban ni contempla acciones justas y vinculantes para reducir las emisiones de CO2, ni presenta ningún avance de provecho en el Fondo Verde para el Clima. Además legitima las falsas soluciones como el comercio de carbono y la captura y almacenamiento de carbono, y lo que es más grave, entierra el único acuerdo legalmente vinculante internacional, el Protocolo de Kyoto.

La presión e influencia de los grupos empresariales más contaminantes explican el desastroso resultado de Durban. Estos lobbys han terminado socavando los intereses de la ciudadanía, favoreciendo la inacción de los gobiernos industrializados respecto las responsabilidades adquiridas en Kyoto.

Sin lugar a dudas, Estados Unidos, que en su momento no suscribió Kyoto, ha sido el principal responsable de desmantelar el nuevo marco vinculante para la reducción internacional de emisiones.

Países como Canadá, Japón, Nueva Zelanda, Australia, Rusia, y la Unión Europea en menor medida, se han alineado con Estados Unidos para reemplazar el acuerdo con compromisos insuficientes y voluntarios de reducción.

Las perspectivas de futuro no resultan nada alentadoras ya que las promesas hechas en la ciudad sudafricana encarrilan el mundo hacía un incremento de la temperatura media global de hasta 6° Celsius. Esta cifra es inadmisible ya que condenaría a la mayor parte de África y a los pequeños estados insulares a sufrir las consecuencias de una catástrofe climática.

"En la víspera de las negociaciones del clima, cientos de familias en Durban perdieron sus hogares y sus vidas en inundaciones devastadoras. Desde el Cuerno de África a Tailandia y desde Venezuela a Tuvalu, cientos de millones de personas están sufriendo una crisis climática que no han provocado”, afirmó Alejandro González, representante español de la delegación de Amigos de la Tierra Internacional durante las dos semanas de negociación en la ciudad sudafricana.

Amigos de la Tierra Internacional considera que para salir de la crisis económica, social y medioambiental es indispensable transformar la economía mundial. La asociación también señala que un acuerdo justo, ambicioso y legalmente vinculante para el clima es fundamental, y a su vez, insta a los países industrializados a pagar su deuda climática y brindar los fondos públicos suficientes para la adaptación de los países empobrecidos ante el cambio climático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog tiene activada la moderación de comentarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.